NOTICIAS

Emprendimiento colombiano revoluciona la odontología animal

“Aunque suene increíble ganaderos, caballistas y hasta criadores de mascotas, pierden millones de pesos, reducen sus resultados anuales, pierden la calidad genética de sus animales por cuenta del mal estado dental y oral de sus ejemplares o porque simplemente los dientes no existen. Eso nos llevo a crear esta empresa que es única en el sector”, explica Carlos Martínez, creador de la empresa colombiana Genprogan y estudiante de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad de La Salle.

Emprendimiento-colombiano-revoluciona-odontología-animal

Caso de éxito
¡A la tierra que fueres, haz lo que vieres! Esa frase de la sabiduría popular bien puede resumir la historia de este joven empresario colombiano que a sus 29 años, se define como un apasionado en la noble causa de ayudar a los animales a lograr el bienestar que han perdido a la misma velocidad que pierden sus dientes. 

Sus clientes, lo definen como el hombre que está revolucionando  la odontología animal. La calificación de los clientes no es para nada exagerada. Este joven y su equipo de veterinarios y zootecnistas han logrado a través de Genprogan, mejorar la condición oral  de docenas de animales.

“Tenemos tres casos que nunca vamos a olvidar. una vaca que estaba a punto de morir por desnutrición. un perro deprimido, desmotivado que había perdido su capacidad de recrearse y defender su espacio, por estar “mueco” y un caballo que padecía mucho dolor por cuenta de una muela con caries, que los propietarios pretendían quitarle a martillazos”, explica martínez.

Todo comenzó con Rosita
Desde el inicio de sus estudios de pregrado, Carlos soñó con especializarse en reproducción y trabajar con animales de alto valor genético. Sólo que la vida lo llevo a otro sendero. Mientras estudiaba, Carlos creo Genprogan y realizó su primera inversión al comprar una vaca, a la que llamo Rosita con la que haría realidad su sueño. No veía la hora de trabajar con el  vientre de la vaca en asuntos genéticos. Aunque Rosita al comienzo parecía una pesadilla. Con el tiempo logró entender el inmenso valor de Rosita.

Rosita resulto ser una vaca muy vieja, con una mala condición corporal y de poco apetito, de hecho, cada día comía menos. Rosita no tenía dientes. En ese momento, Carlos se sintió frustrado y uso ese sentiemiento para dejar aflorar su creatividad. Comenzó a aplicaro sus estudios y con la ayuda de compañeros de otras disciplinas, empezaron a realizar pruebas en laboratorio para hacer una dentadura a la vaca y lo lograron.

La primera caja de dientes le duró tres meses a Rosita. Para la segunda el equipo de profesionales de Genprogan, realizó más investigación y utilizó nuevos materiales,  logrando extender la duración a ocho meses, esto permitio mejorar la condición corporal de Rosita, devolviéndole con eficiencia su metabolismo nutricional y reproductivo.

El caso de éxito de Rosita le trajo a la empresa nuevos clientes en un área totalmente decierta e inexplorada. Luego de Rosita, trabajaron con  Roco un perro desnutrido y desahuciado con los mismo problemas dentales. Después de eso han perdido la cuenta, de los animales a los que han ayudado.

Con el tiempo, Carlos pudo determinar que una de las causas que afectan notablemente las deficiencias y carencias desde el metabolismo (nutricion y reproducción) hasta de comportamientio de los animales, se debe al estado de su dentadura.

“Para un productor o propietario de mascotas cumplir con los requerimientos metabólicos es su prioridad. Eso se da por pasos; siendo el primero, un buen proceso nutricional que inicia en la boca y todo el aparato masticatorio, si el animal está afectado por patologías no tratadas, altera de manera directa los demas procesos metabólicos, afectando incluso las actividades diarias, la reproducción y la calidad de la producción generando altas pérdidas económicas. En nuestro medio pecuario, aún no contamos con suficiente capacitación y los métodos de tratamiento son aún rudimentarios por eso decimos en Genprogan vivimos para revolucionar la odontología animal”, explica Martínez.

Investigación permanente
La historia de Genprogan ha sido inspiradora porque si se hablará de odontología para humanos existen todos los equipos necesarios. Para el caso particular de animales, se requiere mucha recursividad para implementar las soluciones con ayuda a todas las disciplinas involucradas.

Genprogan ha encontrado la forma de ayudar a recuperar la calidad de vida de los animales a través de la rehabilitación oral, un tema que tiene impacto en el estado de ánimo, nutrición, metabolismo, comportamiento del animal .

Esta empresa 100% colombiana recorre veredas y municipios, ofreciendo sus servicios y contando de viva voz como a través de investigación e innovación, los mileniales generan nuevas opciones laborales. En este momento están consolidando la línea de venta de equipos dentales para animales.

Fuente: Oficina de Prensa ----
revista-whats-up-aficiones-colombia