Argentina de lujo: Navegación por lagos patagónicos - Noticias - Revista Whats Up

NOTICIAS

jueves, 1 de marzo de 2018

Argentina de lujo: Navegación por lagos patagónicos

NAVEGACION POR LAGOS PATAGÓNICOS
EXCURSIONES SOÑADAS CERCA DE BARILOCHE ANTE UNA NATURALEZA IMPONENTE.

Argentina-lujo-Navegación-lagos-patagónicos

Navegar a través de los lagos patagónicos que rodean a San Carlos de Bariloche es lo más parecido a internarse en el paraíso. Con una flota de cinco embarcaciones, entre catamaranes y motonaves, Turisur realiza a diario excursiones lacustres a Isla Victoria y Bosque de Arrayanes, Puerto Blest y Cascada de los Cántaros, el Cruce Andino  y el trayecto a la Villa ecológica de Peulla, en territorio chileno. 

Uno de los recorridos más atractivos parte de Puerto Pañuelo, en la península de Llao Llao. A través de una hora de navegación, se puede conocer el islote Centinela, donde descansan los restos del Perito Francisco Moreno, padre de los Parques Nacionales en la Argentina, para luego arribar a la Cascada de los Cántaros. Camino arriba, se llega a la frondosa vegetación de la selva Valdiviana y al lago Cántaros, lugar de nacimiento de la cascada, para disfrutar de un alerce con más de 1.500 años.

El maravilloso Puerto Blest recibe a los visitantes con su idílica bahía y permite conocer las márgenes del Lago Frías. Los pasajeros pueden extender su estadía en Puerto Blest y pasar la noche en el recientemente remodelado hotel. El Hotel Puerto Blest está inmerso en la tupida vegetación de la Selva Valdiviana, rodeado por la imponente Cordillera de los Andes, los cerros Tronador y Tres Hermanos, y el Lago Frías. Se trata del único lugar habitable en decenas de kilómetros, al cual se llega sólo navegando, y es un sitio ideal para los viajeros que buscan relax y conectarse con la naturaleza.

Desde Puerto Blest, se puede contratar una extensión al Lago Frías. Hay que recorrer tres kilómetros en ómnibus hasta Puerto Alegre y subirse a una moderna embarcación para navegar el lago. El particular color verde de sus aguas se debe a diminutas partículas de roca pulverizada proveniente del roce del glaciar con las paredes del Cerro Tronador, cuya imponente cumbre blanca sobresale entre el paisaje boscoso, una vista que sólo se puede apreciar desde la embarcación. Luego de navegar unos 20 minutos se arriba a Puerto Frías, próximo al límite con Chile. 

Luego se realiza el recorrido inverso rumbo a Puerto Pañuelo

---- 
revista-whats-up-aficiones-colombia