NOTICIAS

Crece cobertura en atención infantil con Aulas Diana Turbay en Patio Bonito

MÁS DEL 60% CRECE LA ATENCIÓN INFANTIL EN LA FUNDACIÓN SOLIDARIDAD POR COLOMBIA

Esta mayor cobertura beneficia a niños de Soacha, Sibaté y del sector de Patio Bonito en el sur de Bogotá, muchos hijos de trabajadores de Corabastos.

cobertura-infantil-Aulas-Diana-Turbay-Patio-Bonito

Un aumento del 61.22% en atención en el programa Primera Infancia tuvo la Fundación Solidaridad por Colombia, al pasar de 1.078 niños y niñas atendidos en el 2017 a 1.738 en el 2018, con la incorporación de dos jardines infantiles en Soacha y Sibaté, y la ampliación, gracias a una donación de Claro por Colombia, de las instalaciones de la sede en Patio Bonito, en el sur de la capital.

Con una capacidad de 300 niños en cada uno, los dos nuevos jardines infantiles de la Fundación ubicados en Cundinamarca, el Jardín de Hesed en Soacha y Los Pitufos en Sibaté, son el reconocimiento de 15 años de excelente trabajo obteniendo siempre el 100% de calificación en los estándares aplicados por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF.

Este año y en convenio con el ICBF, la Fundación tiene 9 jardines infantiles, en total. En Bogotá, la sede de Patio Bonito, cobija 290 niños; en Cundinamarca dos en los municipios de Soacha y Sibaté, cada uno de ellos con 300 cupos; mientras que en Córdoba son 848 los pequeños beneficiados, repartidos en 6 jardines: 2 en Cereté y 4 en Lorica.

cobertura-infantil-Aulas-Diana-Turbay-Patio-Bonito

UN GRAN ALIADO

El jardín infantil de Patio Bonito, de la Fundación Solidaridad por Colombia, amplió su cobertura este 2018 gracias a una importante donación realizada por Claro por Colombia la cual permitió aumentar la capacidad de atención del programa Primera Infancia, elevando la cifra a 290 niños y niñas que reciben atención gratuita en este sector de la capital.

El aporte de Claro Colombia permitió la construcción de 4 nuevas aulas didácticas de los grados párvulos, pre jardín y jardín, recibiendo 60 niños nuevos la gran mayoría provenientes de familias del sector y trabajadores de la Central General de Abastos, Corabastos. “Aportes de la empresa privada nos ayudan y fortalecen nuestro objetivo de brindar más atención a la niñez de uno de los sectores más vulnerables de la ciudad. Son 60 familias beneficiadas por Claro, un aliado solidario y estratégico de la Fundación”, comentó María Carolina Hoyos Turbay, Presidenta de la organización.

La entrega de las aulas se realizó con la presencia de Santiago Pardo, director Corporativo de Relaciones Institucionales, quien expresó: “Claro, a través de su programa de responsabilidad social Claro por Colombia, tiene como objetivo generar desarrollo económico y social para mejorar la calidad de vida de comunidades en todo el territorio nacional por medio de acciones de alto impacto en áreas como la educación, la inclusión, el deporte y la cultura , por esta razón apoyamos la educación de niños y niñas porque reconocemos la importancia que tiene su formación y desarrollo  para que puedan tener un mejor futuro”.

Desde hace más de 8 años, Claro Colombia apoya la Fundación Solidaridad por Colombia en sus tradicional Caminata por la Solidaridad con aportes directos, de sus colaboradores y ha logrado adicionalmente que, a través del canal de recaudo de la compañía, los colombianos se vinculen con esta causa y contribuyan a que la Fundación pueda seguir atendiendo más niños en los Jardines Infantiles de Bogotá, Cundinamarca y Córdoba, así como facilitar la continuidad de sus programas sociales.

cobertura-infantil-Aulas-Diana-Turbay-Patio-Bonito

UNA FELIZ BENEFICIARIA

Una de las niñas beneficiadas con esta ampliación del jardín infantil en Patio Bonito es Salomé, de 2 años, y quien ingresó a Párvulos. Angie Páez, mamá de la pequeña, trabaja en Corabastos desgranando alverja en la bodega 21 y su jornada inicia a las 11 de la noche y se prolonga hasta las 10 de la mañana. Ella contó que la abuela de Salomé la alista temprano y se la deja a las 6:30 am. “Como mi mamá entra a trabajar temprano, me lleva la niña a la bodega para que la cuide una hora mientras llega el momento de traerla al jardín. Si no hubiera logrado el cupo me hubiera tocado andar con ella en el trabajo, y es algo complicado porque allá no es el ambiente adecuado y los bebés corren muchos riesgos… que se caiga un guacal encima, un carro, algo así”.

Para Angie tener a su hija en este jardín en una gran bendición. “Me parece bueno el trato, la alimentación, el cuidado y la atención. Yo la entrego y regreso tranquila porque sé que va a estar bien. Cuando la recogemos en la tarde ya he organizado la casa y tengo todo listo y uno le puede prestar más atención”, comentó esta trabajadora de Corabastos.
“Nosotros toda la vida hemos vivido por acá, y con el niño mayor siempre quise un cupo y nunca se me dieron las cosas. Hay muchas personas de Corabastos que tienes sus hijos acá. Como este jardín es muy bueno son escasos los cupos y como dicen: ´Dios y suerte´, y si le sale cupo es porque está muy de buenas porque no a todo el mundo le va a salir”, afirmó Angie.
Esta orgullosa mamá, además de ver feliz a su pequeña cuando la lleva al jardín, ha visto en pocas semanas los adelantos de la niña, quien ya avisa cuando quiere ir al baño. Así como Salomé ha avanzado en sus hábitos cotidianos, miles de niños y niñas evolucionan y en muy pocas semanas mejoran en temas de nutrición y convivencia, que son los problemas más sensibles cuando ingresan a nuestras instituciones.

---- 
revista-whats-up-aficiones-colombia