Día del maestro – Crónica de un profesor ciego - Noticias - Revista Whats Up

NOTICIAS

Día del maestro – Crónica de un profesor ciego

A propósito del Día del Maestro, el Instituto Nacional para Ciegos – INCI exalta la labor de los docentes con discapacidad visual  y su esfuerzo por hacer que la educación sea inclusiva.
Día-maestro-Crónica-profesor-ciego
Luis Evelio López es docente hace seis años. Él sabe que los niños a los que a diario enseña hacen parte de la futura generación del país y confía en que todos ellos serán grandes seres humanos.

A diario los escucha hablar, reír y hacer una que otra picardía, pero dice que “son niños muy juiciosos”, sabiendo que no los puede ver. Su ceguera lo obliga a utilizar nuevas metodologías de enseñanza para asegurar que sus estudiantes comprendan los contenidos y no se aburran en su clase
“Soy privilegiado porque puedo tener en mis manos a todas la profesiones del mundo. En el aula estoy con niños que, de grandes, algunos serán periodistas, otros maestros y algunos pilotos”, explica con ilusión Luis Evelio.
El docente, que dicta en Primaria las asignaturas de Matemáticas, Español, Ciencias Naturales y Sociales, planea sagradamente los contenidos de cada clase, no solo para lograr que sus estudiantes aprendan algo nuevo, sino para que mantengan la disciplina en el aula.
“Tengo dominio de grupo y, además, soy músico. Entonces todos los días llevo mi guitarra y canto con los niños antes de comenzar cada clase. Para asegurarme de que se van a portar juiciosos, organizo el salón en cuatro filas y nombro un líder por cada una para que me colabore con el orden de su fila”, cuenta el docente.
Aunque reconoce que sus estudiantes son juiciosos, Luis Evelio tiene colgada en la puerta de su salón una campanita que le indica si en algún momento alguno de sus estudiantes se sale del salón.

Luis Evelio ama su trabajo, sin embrago, reconoce que no es fácil para un docente con discapacidad visual acceder a contenidos académicos y curriculares. Por eso, se inventó lo que bautizó como ‘El tablero didáctico’, que tiene números y signos de operaciones en velcro, lo que les facilita la enseñanza de Matemáticas a sus estudiantes.
“Con ese tablero les enseño a sumar, restar, dividir y multiplicar. Es muy práctico porque así puedo identificar a través del tacto las figuras y les expongo a los niños  cada operación matemática”, cuenta Luis Evelio.
Aunque todos sus estudiantes son videntes, el profesor hace parte también del aula de apoyo de su institución educativa, en donde enseña a un niño con discapacidad intelectual y trabaja en los ajustes razonables para su enseñanza.
---- 
revista-whats-up-aficiones-colombia